Diversidad funcional intelectual

Antes de definir la diversidad funcional intelectual, un aspecto importante que es necesario considerar diferenciar entre la persona y la condición. Por ello, las personas con discapacidad intelectual no se las debe calificar como «persona discapacitada», sino como “persona con discapacidad intelectual” o personas con «diversidad funcional intelectual».

Esto es debido a que las dificultades nunca deben diferenciar ni describir a nadie, ya que antes que nuestras dificultades somos personas. Es cierto que existen diferencias entre nosotros pero estas son superadas por las similitudes.

Según la Asociación Americana sobre la Discapacidad Intelectual y Trastornos del Desarrollo (AAIDD)

“la discapacidad intelectual es un estado particular del funcionamiento que comienza en la niñez (antes de los 18 años) y que se caracteriza por limitaciones significativas en la inteligencia y en la capacidad de adaptación de una persona expresadas en sus destrezas conceptuales, sociales y prácticas. Generalmente, una persona con discapacidad intelectual posee un coeficiente intelectual (CI) inferior a 75 puntos y su conducta adaptativa presenta limitaciones significativas que afectan su rutina de vida diaria y su capacidad de respuesta ante una situación o ambiente específicos.”

Actualmente en España hay un total de 268.633 personas con una discapacidad intelectual (con grado igual o superior al 33%), representando el 9% de la población. El 57,4% son hombres y el 42,5% mujere según Plena inclusión.

De la población total de personas con discapacidad intelectual, aproximadamente el 87% registra discapacidad leve, el 10% tiene discapacidad moderada y sólo el 3% tiene discapacidad severa o profunda.

Hay que destacar que está surgiendo un nuevo termino para designar la discapacidad intelectual este es diversidad funcional intelectual. Este nuevo termino en lugar de centrarse en aquello que “no son capaces” de hacer se centra en lo que sí. Ya que ellos funcionan pero de manera diferente y muchos tienen grandes capacidades.

¿Qué implica tener discapacidad intelectual?

Gran parte de las personas con discapacidad intelectual tienen la capacidad de llegar a ser buenos trabajadores capaces y confiables. Las estrategias implementadas de empleo orientado les permiten tener acceso a nuevas oportunidades de empleo competitivo. Aún así existen muchas personas que por diferentes casuísticas están en situación de desempleo.

Una de las dificultades de la personas con diversidad funcional es que tienen menos oportunidades de desarrollar y mantener relaciones interpersonales con personas sin diversidad funcional. Este es el objetivo del programa Vínculos de Amistad, en este se ofrece la oportunidad de que se conozcan personas con y sin diversidad funcional intelectual y que puedan llegar a establecer una amistad.

Podéis tener más información en link.

  • Tu colaboración completa su mundo

  • Suscríbete a nuestra lista de correo

    * indicates required