Aida y Juan

¡Cómo me implico!Comentarios desactivados en Aida y Juan

Aida y Juan son dos voluntarios. Sus respectivos amigos son Mónica y Pedro.

«Somo Juan y Aida, Somos compañeros de piso, nos conocimos haciendo un máster en Barcelona, Juan es de Colombia y yo de Murcia, al ser ambos de fuera de Cataluña, la amistad que generamos nos ha servido para hacer más llevadera la vida cotidiana. Es por eso que nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene la amistad.

¿Sabías que existen 5 puntos que explican la importancia de la amistad?

Alegría, sentimiento de pertenecer a un grupo, salud mental, salud física y compañía.

Si esto lo hemos podido tener nosotros ¿Por qué no pueden vivir de igual manera las personas con discapacidad intelectual?

Es por esto, que siempre habíamos querido participar en una asociación como Best Buddies, donde te permite realmente conocer a un amigo, entablar una relación cotidiana, donde ambos decidimos todo: el qué hacer, dónde quedar, cuándo, cómo…

Recuerdo el primer día que quedamos Mónica y yo, Yo estaba súpernerviosa, nada más llegar vino hacia mi directa, se presentó y me dijo ¿ Salimos del centro que hace mucho calor y nos vamos a tomar algo?

Desde entonces hemos quedado muchísimas veces, hacemos todo tipo de actividades, según nos va apeteciendo: cine, excursiones en la montaña…

Estoy muy feliz de haber conocido a Mónica, es una mujer muy alegre y enérgica. Lo que más me gusta de ella es el positivismo con el que se enfrenta a la vida pese a las dificultades que se le plantean.

A mi ella me aporta muchísimo, a día de hoy a pasado a ser una de las personas más cercanas en mi vida, nos apoyamos mutuamente.

Al conocer a Pedro, llamó mi atención su gran capacidad para relacionarse. Al momento, gracias a él nos dijimos mutuamente que actividades y que sitios nos gustaban a cada uno.

Al ser extranjero desconozco parte de la historia de Barcelona, pero para mí es una fortuna que cada vez que salgo con Pedro, me explica la historia de cada sitio que vamos: Fiestas de gracia.

Pero sin duda lo que más me llamó la atención, es que ha dejado claro su manera de expresarse que no necesita a alguien que lo cuide, sino alguien que sea su amigo y comparta tardes cotidianas como cualquier otro.

Y que suerte la nuestra que hemos podido formar un grupo de amigos entre todos. Ellos han recibido a nuestros amigos y nosotros a los suyos. Donde hacemos todo tipo de actividades. Y sobretodo ¡nos los pasamos en grande!

Para concluir, queremos agradecer a Best Buddies por la oportunidad que nos ha brindado. Pero lo más importante es dejar un mensaje claro: integrar a la gente con discapacidad intelectual en la sociedad. Esta amistad que hemos generado es solo un grano de arena en la inclusión social, pero muy lejos de ser suficiente.