¿Que es la D.I?

Un aspecto importante a considerar cuando hablamos con o de una persona con discapacidad intelectual es el diferenciar entre la persona y la condición. Las capacidades no deben describir a la persona; se trata de un estado particular de sus funciones adquiridas en el momento del nacimiento. Por ello, no se debe calificar a dichas personas como “discapacitadas”, sino como “con discapacidad intelectual”.

Podemos clasificar varios niveles de discapacidad intelectual. De la población total, aproximadamente el 87% es leve, el 10% es moderada y el 3% es severa. Aproximadamente el 60% de dicha población está constituida por hombres y el 40% restante, por mujeres. Al contrario del prejuicio establecido, todas estas personas tienen la capacidad de ser buenas trabajadoras, capaces y confiables. Las estrategias implementadas de empleo orientado les permiten tener acceso a nuevas oportunidades de empleo competitivo. Sin embargo, el ámbito donde más excluidas se encuentran es el social. Es allí donde se observa la necesidad de romper prejuicios y barreras.

Definición de discapacidad intelectual según la Asociación Americana sobre la Discapacidad Intelectual y Trastornos del Desarrollo (AAIDD)

Una discapacidad intelectual es un estado particular del funcionamiento que comienza en la niñez (antes de los 18 años) y que se caracteriza por limitaciones significativas en la inteligencia y en la capacidad de adaptación de una persona, expresadas en sus destrezas conceptuales, sociales y prácticas. Generalmente, una persona con discapacidad intelectual posee un coeficiente intelectual (CI) inferior a 75 puntos y su conducta adaptativa presenta limitaciones significativas que afectan su rutina de vida diaria y su capacidad de respuesta ante una situación o ambiente específicos.

  • Tu colaboración completa su mundo

  • Suscríbete a nuestra lista de correo

    * indicates required